Cómo se realiza el diagnóstico. 

El médico general realiza un test de la personalidad, a partir de ese estudio se conoce cómo manejar la conducta del paciente, porque  hay personas que acuerdo a su personalidad pueden ser más perceptibles a presentar el estrés. Se comienza con el tratamiento utilizando medicamentos como vitaminas, analgésicos anti inflamatorios y relajantes musculares. Asimismo es necesario evaluar los analgésicos ya que algunos causan problemas a nivel gástrico, y si el paciente tiene gastritis esto puede causar problemas para el tratamiento. Consientes de ello, no se utiliza frecuentemente ansiolíticos porque pueden generar adicción, y posterior a este diagnóstico se prescriben las terapias relajantes.

Las terapias varían de acuerdo a la necesidad del paciente, el láser de bajo poder para las contracturas musculares, dolores; termoterapia para aliviar espasmos e inflamación; electroterapia, masoterapia; gimnasia acuática y gimnasia cerebral.

La Terapia espiritual, se basa en cultivar normas, valores y virtudes que nos hacen mejorar nuestra calidad de vida.

Los masajes van desde los orientales hasta los occidentales, por ejemplo los masajes chinos, masaje japonés, y masaje hindú. Con el objetivo de acoplar técnicas tanto de uno u otro masaje que permita brindarle al paciente una mejor relajación, para aliviar la inflamación y la contractura muscular a través de la combinación de diferentes técnicas.

 

¿A quiénes afecta el Estrés?

Los síntomas que presentan los hombres son diferentes a los que presentan las mujeres. Las mujeres son las que más consultan cuando padecen estrés, y los síntomas suelen ser depresión, ansiedad e insomnio. En el caso del hombre se presenta fatiga, alteraciones en la memoria, situaciones psicosomáticas, hipertensión arterial reactiva y recurren al alcohol como salida, ocasionando un problema mayor. La población que visita Stress Center es de  60-70% mujeres más que de hombres.

Enfermedades y EstrésEnfermedades y EstrésEnfermedades y EstrésEnfermedades y EstrésEnfermedades y Estrés

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *