Es el mensaje que se ha convertido en “nuestro grito de batalla” en los últimos cuatro años, que nos ha permitido aprender a manejar nuestro estrés en estos tiempos de crisis e incertidumbre. 

Un mensaje que tuvimos la oportunidad de compartir con cientos de pacientes, personas en charlas, talleres y seminarios, para ayudarles a encontrar el camino de reconexión consigo mismos y con los demás, entendiendo nuestras emociones y actitudes para poder transformarlas a través de la práctica de valores universales como: el amor, la bondad, la alegría y  la solidaridad.

En estos tiempos de crisis hemos palpado el valor de esas enseñanzas. Al igual que para todas las empresas en El Salvador y el mundo entero el COVID19 golpeó nuestra normalidad…, pero la respuesta de nuestra Familia Stress Center fue y sigue siendo el mayor de los ánimos recibidos en estos tiempos de cambio. Gracias por ser una muestra real y tangible de cada uno de los valores que fueron plasmados en ese libro: 

Gracias a toda nuestra Familia Stress Center, por ser nuestro recordatorio del DELFÍN, que a pesar de las circunstancias podemos encontrar motivos para estar alegres y motivados. 

Gracias por recordarnos el valor de la SOLIDARIDAD y la UNIÓN de la hormiga, que está pendiente una de otra y que vela por el bienestar de todas. Muchas gracias por cada una de las acciones que nos han hecho sentir que estamos Juntos y que saldremos Adelante.

Gracias por recordarnos la lección del CIERVO, que nos habla sobre cómo podemos dejar de percibir las circunstancias desde el plano caótico y negativo, para empezar a ver las enormes oportunidades, lecciones y crecimientos que están frente a nosotros a través de los desafíos de la vida. 

Sin duda alguna podemos decir que hoy el mundo cambió, la pregunta que queda es… ¿si nosotros lo haremos? y si asumimos el reto de transformar todo aquello que nos estresa y genera ansiedad en una versión diferente de nosotros mismos: capaz de animar e inspirar a otros.  

¿Cómo podemos hacer esto? ¿Cómo transformamos esta «nueva realidad», el temor que genera el cambio, la incertidumbre del futuro y las múltiples preocupaciones que hoy por hoy nos agobian?

  1. Establezcamos y reconozcamos nuestro punto de partida: Es necesario que seamos honestos y genuinos con nuestros sentimientos y pensamientos. Reconocer que tenemos miedo, que nos sentimos vulnerables ante una situación que no controlamos, que sentimos tristeza y en algunos casos frustración por perder la «normalidad» a la que estábamos acostumbrados, es necesario para poder asimilar y movernos hacia la siguiente etapa.
  2. Trabajemos en aprender a soltar y a vivir cada día: Necesitamos soltar las emociones y los pensamientos que nos generan estrés y ansiedad, siendo conscientes que estos serán «anclas» que no nos permitirán avanzar y mucho menos ver las oportunidades que están frente a nosotros.
  3. Aprendamos a enfocarnos en el AQUÍ y AHORA. Gran parte del estrés y la ansiedad tienen su origen en el pensamiento arraigado en el pasado o en futuro. Debemos empezar a vivir y estar presentes en el HOY. La primera forma de hacerlo es con lo que llamamos el «Ejercicio del Delfín», o el ejercicio de respiración consciente, una práctica en la que aprendemos a respirar y a valorar este gran regalo que tenemos justo bajo nuestras narices, y que por mucho tiempo hemos dado por sentado, pero que al activarlo y al realizarlo repetidamente no solo oxigenaremos adecuadamente nuestro organismo, sino que también activaremos nuestra capacidad para conectarnos con nuestra mente y el resto de nuestro cuerpo.

Si quieres unirte y saber más sobre las lecciones que pueden ayudarte a tener una visión diferente en medio del caos y la incertidumbre escríbenos a gerencia@stresscentersv.com.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.