La mujer salvadoreña ha desarrolla la habilidad de dividirse en varios ¨mundos¨ con sus respectivas tareas y demandas, principalmente por factores como la desintegración familiar, ya que es la mujer quien toma el mando del hogar y todo lo que este implica.  Sin embargo esta estoica maniobra tiene consecuencias, el alto costo de este estilo de vida, a mediano o largo plazo es algo que todas las mujeres terminan pagando ya que tratando de cumplir a la perfección todos los roles, intenta ser la mujer maravilla y sufre más estrés que el hombre.

Según un estudio realizado por Stress Center en el año 2011, muestra que el 63% de las mujeres salvadoreñas que viven en el área metropolitana de San Salvador presentan altos niveles de estrés, lo cual es alarmante pues con el paso del tiempo las mujeres pueden desarrollar un nivel de estrés crónico que puede desencadenar  el padecimiento de diferentes enfermedades”, destaca el doctor Martínez, Director de la clínica Stress Center.

Dentro de la investigación también se encontró que 6 de cada 10 salvadoreñas manifiestan un nivel alto de ansiedad con sintomatología variada como: palpitaciones, espasmos musculares, sudoración, tensión en la mandíbula, entre otros.

De acuerdo al doctor Martínez, las mujeres están presentando una fuerte incidencia a la enfermedad y de ahí la importancia de tratarla a tiempo, para evitar desestabilidad a nivel físico y psicológico en el organismo.

El tratamiento para controlar el estrés puede considerarse desde un enfoque médico, otro conductual y otro espiritual.

Primero se debe determinar en qué áreas de estos tres grandes grupos se encuentran afectados o cuáles serán los puntos débiles sobre los cuales hay que trabajar.

La actividad física ayuda a disminuir el estrés, terapias con masajes relajantes y un cambio en nuestro estilo de vida pueden marcar la diferencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *