Por: Dr. Rafael Martínez, médico neurocirujano.

Vemos con preocupación como esta enfermedad que hace algunos años era prácticamente rara, actualmente se ha incrementado y hay muchos pacientes que buscan ayuda (en especial mujeres) por dolores crónicos generalizados en todo el cuerpo. En muchas ocasiones se acompaña de fatiga, debilidad, alteraciones del sueño, colon irritable, dolores en el cuello y la cabeza, ansiedad y depresión.

Aunque no se sabe cuál es la causa de la fibromialgia, sin embargo, las personas que la padecen pueden tener un desequilibrio en algunas sustancias dentro del sistema nervioso denominado neurotransmisores, entre ellas una sustancia denominada sustancia P que modula nuestra sensación del dolor. Para estas personas es como si el control de volumen se elevara a niveles muy altos en las áreas que procesan el dolor.

Por otro lado esta enfermedad es más frecuente en las mujeres, siendo la relación de 4 mujeres por cada hombre y por lo general son mujeres jóvenes.

Las causas exactas de la fibromialgia se desconocen. Hay, sin embargo, muchas teorías sobre el porqué la gente contrae fibromialgia. Una de las teorías sugiere que el estrés es el causante de la fibromialgia y los factores emocionales contribuyen o agravan la enfermedad.

Al momento no existe alguna prueba de laboratorio o de radiología para diagnosticar la enfermedad y el médico busca y palpa los puntos dolorosos o sensibles para llegar al diagnóstico.

¿Qué es la fibromialgia?

Para el tratamiento de esta enfermedad se están utilizando  antidepresivos: inhibidores selectivos de recaptación de serotonina (ISRS), un tricíclico o ambos. Además se utiliza medicamentos para el control del dolor neuropático como la gabapentina o la pregabalina.

Uso de analgésicos convencionales y en ocasiones inductores del sueño para que el paciente pueda dormir.

Algo sumamente importante es la fisioterapia y dentro de ella están el uso de calor y frio, la electroterapia, ultrasonido, láser de bajo poder y masaje.

Dentro de fisioterapia que es utilizada con buenos resultados se encuentra la terapia acuática o fisioterapia en piscina climatizada, la cual consiste en la práctica de ejercicios y la movilización de articulaciones que permiten la disminución del dolor en agua tibia con temperaturas de 30 a 34 grados.

Si usted padece de fibromialgia lo anteriormente expuesto será de gran utilidad para disminuir el dolor crónico, pero además de las opciones terapéuticas parte importante será el tratamiento para reducir el estrés mediante terapias efectivas de relajación de manejo de la inteligencia emocional y espiritual.

Recuerde que los enfermos de fibromialgia son más sensibles al dolor, y la adopción de conductas saludables que nos permita cambiar estilos de vida puede reducir el estrés y por ende el dolor, mejorar la calidad del sueño, aliviar la fatiga y ayudarlo a lidiar con la fibromialgia de manera eficaz.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *